html templates

Primer Congreso
Iberoamericano de Éticas Aplicadas

Encuentro sobre rol clave de la ética en los
debates públicos de la sociedad chilena

El Primer Congreso Iberoamericano de Éticas Aplicadas se inauguró en el ex Congreso Nacional con la participación de la destacada filósofa Adela Cortina -invitada internacional junto a David Crocker de la Universidad de Maryland, EE.UU.- y con un homenaje a la profesora Ana Escribar de la Universidad de Chile.

Mobirise

En el actual escenario de crisis y desmoralización que caracteriza a las sociedades contemporáneas, donde se percibe una demanda sobre la ética, se hace necesario observar a las prácticas y también a los lineamientos morales y éticos que previamente se convierten en la cartografía a seguir por los individuos para obrar en diferentes planos. Esto se hace aún más relevante cuando hablamos de las políticas públicas. Estos son parte de los tópicos abordados por el Primer Congreso Iberoamericano de Éticas Aplicadas, que se realizó esta semana en el ex Congreso Nacional, y en cuya inauguración participaron autoridades de Gobierno y de la Universidad de Chile y la Pontificia Universidad Católica de Chile.

La Presidenta de la República, Michelle Bachelet, en su carta de saludo aludió a la importancia de las universidades en temas éticos, e indicó que “la necesidad de contar con marcos normativos y orientaciones éticas comunes se ha instalado en nuestra agenda social y política como pocas veces en nuestra historia. En este cometido, ciertamente las universidades pueden y deben jugar un rol iluminador, precisamente porque tienen la capacidad de proveer una multiplicidad de enfoques para enriquecer el debate social”.

La profesora Silvia Núñez, directora de Investigación de la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo de la Universidad de Chile, en representación del Rector Dr. Ennio Vivaldi, valoró la organización conjunta con la Pontificia Universidad Católica de Chile, reflexionando sobre la vida en común en el contexto de las éticas aplicadas, en el marco de los recientes atentados en París y los bombardeos en Siria. Su intervención también apuntó a un tema ineludible, la crisis del sistema político chileno en la actualidad. La profesora Núñez se refirió a los casos que afectan al financiamiento a la política y la colusión entre empresas como una "realidad incómoda". "He aquí nuestra responsabilidad como universidades, ya que detrás de cada una de las acciones carente de ética existen personas reales que han tomando el rumbo de la no comunidad, encontrándose en este grupo hombres y mujeres que han pasado por nuestras aulas, lo cual nos duele profundamente”, expresó.

El prorrector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, profesor Guillermo Marshall, en representación del rector Ignacio Sánchez, también hizo referencia a esta responsabilidad ética de formación crítica de los futuros profesionales. “La sociedad chilena ha experimentado en los últimos tiempos lamentables experiencias como país producto de faltas graves a la ética por parte de instituciones y personas que han afectado una normal convivencia, además de haber debilitado significativamente el necesario cultivo de las confianzas entre los ciudadanos. Por eso resulta muy oportuno el desarrollo de este encuentro que nos invita a entregar nuevas propuestas que colaboren con el ejercicio de la ética aplicada, evaluando aspectos relacionados con el empoderamiento ético, la ciudadanía y las políticas públicas”.

La conferencia principal estuvo antecedida por el homenaje a la profesora Emérita de la Universidad de Chile, Ana Escribar, a cargo del profesor Raúl Villarroel, y su trayectoria académica, ligada al surgimiento y desarrollo del estudio de las éticas aplicadas en Chile. “Desde su interdisciplinariedad constitutiva, las éticas aplicadas deben proponer a la comunidad nuevas formas de convivencia y de intercambio con la naturaleza, nuevos modelos educativos que incluyan junto a la instrucción científica-técnica, una formación axiológica que promueva la consideración asombrada y respetuosa del grandioso proceso evolutivo del que procedemos, que posibilite la reinterpretación creativa de nuestras herencias culturales para llenar nuevamente de contenido nuestro concepto de vida buena y poder así redefinir los deberes que son la contrapartida, a menudo olvidada, de nuestros derechos”, señaló la profesora Escribar.


Éticas aplicadas y justicia

La presentación de la Dra. Adela Cortina, punto cúlmine de la ceremonia, se centró en la necesidad de las éticas aplicadas en la construcción de sociedades más justas. Para Adela Cortina las éticas aplicadas se desarrollan en sociedades pluralistas y tienen un auge reciente, conocido como el “giro aplicado”, en las décadas 60 y 70 del siglo veinte. Su preocupación principal son los mínimos éticos, mínimos de justicia y, en definitiva, mínimos de humanidad, emanados de la sociedad misma. Al calor de estas necesidades, los filósofos dedicados al estudio de las éticas aplicadas comenzaron a relacionarse con los vertiginosos fenómenos propios del siglo XX, entre ellos la necesidad de asesoramiento ligadas a las novedosas prácticas científicas, al desarrollo de empresas cada vez más complejas y su relación con los derechos humanos. Para la profesora Cortina, los filósofos tienen el deber de "devolver a la sociedad el fruto de su razonamiento".

Asimismo, "uno de nuestros grandes desafíos es la construcción de una ética global", explica, junto con recuperar el vínculo con el saber y la relación con las universidades. 

La profesora Cortina considera que es necesaria una ética del diálogo para el resguardo de la intersubjetividad humana, pero que todavía sería más importante una ética de la razón cordial “que tuviera en cuenta no solamente la razón, sino que también la emoción y el corazón”. En sociedades pluralistas, en el fondo de las éticas aplicadas, ya sea ética del desarrollo, la bioética o cualquier otro tipo, la intersubjetividad debe estar respaldado por el principio de la compasión, y no en el sentido de la piedad, sino como la “capacidad de sintonizar con el dolor y la alegría de otros, y también darse cuenta que el dolor y la alegría de otros son parte de mi felicidad, de mi proyecto de vida buena y que por lo tanto tengo comprometerme a que la vida de los demás, si es de sufrimiento, pueda ser superada. Creo que es el fundamento último de nuestras propuestas”.

La Dra. Adela Cortina (U. de Valencia) dictó la conferencia "La necesidad de las éticas aplicadas para construir sociedades justas"

Dr. Mauricio Correa, coordinador general del Congreso Iberoamericano de Éticas Aplicadas

Fuente: uchile.cl por Cristian Vergara - Comunicaciones Filosofía y Humanidades - Fotografías: Alejandra Fuenzalida - Dircom U. de Chile

© Copyright 2020 Red Latinoamericana de Éticas Aplicadas - Todos los derechos reservados
Sitio Diseñado por HMW